>El placer femenino durante el acto sexual

>

La remodelación de la cocina, el proyecto del nene, ese cliente que te está volviendo loca… Todas estas cosas suelen distraernos, pero cuando nos llevamos los problemas a la cama, las consecuencias pueden matar las pasiones.

El asunto del placer durante el acto sexual es uno que puede llevar a muchas mujeres a la frustración. Si bien algunas logran alcanzar el orgasmo con facilidad, la cantidad de féminas que nunca han disfrutado del mismo es alarmante y ha sido motivo de múltiples estudios. Y aunque los problemas fisiológicos pueden incidir, así como las ideas preconcebidas de cómo debe ser el sexo, es la parte psicológica la que suele sabotear el placer femenino con más frecuencia.

De acuerdo con la sexóloga Luisi Denton Marini, “lo que están pensando en el momento es lo que les está afectando para lograr más placer y gozo”, explica la profesional con 28 años de práctica, quien recalca que “la mente te lleva a distraerte muchísimo, tanto que, en pleno acto, ves para arriba y te das cuenta de que al techo le falta pintura […] o estás pendiente de si el nene llora o no, si me oye el vecino, etc.”.

Aprende a sentir

Distraerse no es un pecado, pero si llega al punto de interrumpir tu placer es porque no estás concentrada en lo que sientes, de acuerdo con la sexóloga. “A veces no nos damos cuenta de que hacemos las cosas, las hacemos en automático”. Esta falta de reconocer qué estamos sintiendo es, entonces, la gran culpable de la falta de placer.

“El secreto es poner mi pensamiento, mi conciencia, totalmente, en mis cinco sentidos”, indica Denton, recalcando que, de hecho, como parte de la terapia que imparte, entrena a las parejas -porque, ojo, esto también les sucede a los hombres- para experimentar plenamente las sensaciones visuales, olfativas, táctiles, gustativas y auditivas que, luego, les ayudarán a disfrutar plenamente del sexo.

El secreto del placer es, entonces, ser egoísta, en el buen sentido de la palabra. “Todo mi placer está dentro de mí”, resalta Denton. “No puedo salirme a ver qué siente mi pareja; lo importante es qué siente mi cuerpo, mi pecho cuando se pega al de él, mi abdomen… es experimentar mis sensaciones, olvidarme de dónde quiero que él ponga la mano… Es disfrutar las caricias, una a una, aisladamente; no irme a futuro, ni al pasado, es estar en el presente, en el aquí y el ahora, y sobre todo, no puedo estar pensando en el orgasmo… no es una competencia, ni llegar número uno… El sexo es relajación, es sentir sin prisa, porque si pierden la parte del foreplay, que es un placer brutal, perdieron la mitad del goce”.

¿Cómo puedes lograrlo?

Tú eres responsable de tu propio placer y, mientras más disfrutes, más te estarás entregando a tu pareja. “En la intimidad, lo que tú quieres es que tu pareja esté vibrando y sintiendo, y la única manera en que puedo pensar en mi pareja es gozando y disfrutando por mí misma”, recalca la sexóloga. “No puedes dar lo que no experimentas… El sexo es vibrar con toda tu energía y, para eso, te tienes que amar primero porque, si no te amas, ¿cómo vas a amar a tu pareja?”, cuestiona Denton. “Tienes que ponerte tú primero porque, si no, te estás traicionando a ti misma”.

Para finalizar, la sexóloga reitera que el verdadero placer “ es hablar con mi propio cuerpo y ocuparme de mi propio gozo. No es egoísmo; es dar lo que tengo para dar, que es lo que yo soy, y ése es el regalo más grande: el darte a ti misma con todos tus sentidos, toda tu conciencia y todo tu amor. No hay regalo más grande que ése”.

Advertisements
This entry was posted in adultos. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s