>Mitos y verdades de la eyaculación precoz

>

Una amiga llegó muy preocupada el otro día a revelarme algo que hacía meses la traía por la calle de la amargura y que no había querido ni podido hablar con nadie: su esposo era un eyaculador precoz.

Era un “problema” que habían enfrentado solos sin comunicarlo a nadie, pero que cada vez les generaba más enojos, miedos, inseguridades y problemas al interior de su vida de pareja, no se diga en el plano sexual, donde casi habían dejado de tener todo contacto.

Al hablar con ella me encontré que verdaderamente alrededor de ese tema existen muchos mitos y tabúes. Le aconsejé acercarse a un terapeuta de pareja y además a su médico de cabecera. Él sabría decirle qué hacer de acuerdo con su tipo de problema. Pero me quedé pensando la cantidad de mitos que hay en torno a ello. Muchos de ellos, mi amiga, que es lectora voraz y que raramente cree en charlatanerías, los pensaba. Y debido a su miedo y a la “vergüenza” que experimentaban como pareja no se atrevían siquiera a mencionarlo. Creían, como todos, que ellos eran los únicos en el mundo que pasaban por un trance así. Nada más lejano de la realidad.

Por ello, esta vez me decidí a enlistar los mitos con sus verdades en torno a la eyaculación precoz. Y el consejo ante todo: acudan por ayuda, hay solución para todo, y aunque no es curable, se puede tratar. No lo dejen pasar, no permitan que eso que ocurre destruya su vida de pareja. Hoy, ellos están recuperando la confianza, porque el amor nunca se fue, simplemente estuvieron a punto de virar el camino debido a malas decisiones. Pero si tomas las correctas al final saldrás ganando y te darás cuenta que es lo mejor que pudiste hacer.

Mito: La eyaculación precoz disminuye con la edad

Verdad: La gran mayoría de los hombres que sufre eyaculación precoz la sufre de manera crónica. Y no mejora con la edad, por el contrario, puede ser peor.

Mito: La masturbación es un entrenamiento para el eyaculador precoz

Verdad: Hay estudios que demuestran que la masturbación nada tiene que ver con la eyaculación precoz. Además ambos tienen la misma sensibilidad en el pene y no hacen nada diferente cuando viene la masturbación.

Mito: La técnica del detenerse y seguir

Verdad: No solamente no ayuda, sino que hace peor el problema. Un hombre quiere que su erección dure para poder satisfacer a su mujer y hacer que llegue al orgasmo. Y muchos estudios han demostrado que cuando ella alcanza el clímax las partes que su cerebro asocia con el estrés y la ansiedad se desactivan durante el sexo. Si cada 15 segundos le dices que se detenga para esperarte, entonces ella no alcanzará el orgasmo ni por error.

Mito: La eyaculación precoz es curable

Verdad: No lo es, aunque puede tratarse. Un hombre con eyaculación precoz tiene cierta química en su cerebro que lo predispone a tener esta afección, es decir, se trata de una condición en gran parte genética.

Mito: La eyaculación precoz puede ser una consecuencia de la infertilidad

Verdad: No existe relación de ningún tipo entre la eyaculación precoz y la infertilidad; contrariamente estas dos patologías son totalmente independientes y no tienen que ver para nada entre si.

Advertisements
This entry was posted in adultos. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s