>Video / Trifulca entre Cardenales y Rojos

>

Desde un altercado en el primer inning y hasta el último out del partido, los Cardenales de San Luis transmitieron un mensaje muy claro: Nadie puede menospreciar a los campeones defensores de la división, pues siempre darán pelea —en todos los sentidos.

El boricua Yadier Molina se enfrascó en un conato de pelea con el intermedista Brandon Phillips de los Rojos de Cincinnati en el primer inning del partido de anoche. Los bancos se vaciaron y la gresca se generalizó.

Luego, los Cardenales vencieron 8-4 a Cincinnati, para desplazarlos del primer lugar de la División Central en la Liga Nacional.

Cuando la pelea terminó, había algunas cortadas y rasguños, pero los Cardenales parecieron sacar la mejor parte.

“Conozco a mis chicos”, dijo el manager Tony La Russa. “Como suelo decir, hay veces que alguien nos puede vencer, que no jugamos tan bien. Pero nadie va a asustarnos y nunca vamos a dar un paso atrás”.

San Luis ha ganado los primeros dos encuentros de esta serie entre dos rivales que libran una apretada lucha por el banderín desde mayo. Los Cardenales se colocaron 14 partidos arriba de la marca de .500, la mejor foja que han tenido en la temporada, apenas por encima de los Rojos, que fueron líderes divisionales en los últimos ocho días.

Los Cardenales, campeones defensores de la división, mejoraron su foja a 9-5 contra los Rojos. Cincinnati no ha tenido una foja negativa contra ningún otro equipo de la Central.

“Estaban en el primer lugar, pero hoy les mostramos que tenemos talento y que vamos a competir”, dijo Molina. “Hoy lo hicimos. Les dimos batalla”.

En contraste, los Rojos parecieron desconcentrarse por el altercado y dieron uno de sus peores encuentros. Cometieron tres errores y conectaron sólo seis sencillos.

El pleito comenzó con Phillips.

El intermedista empezó la serie diciendo que odia a los Cardenales y que los jugadores de San Luis se han dedicado a lloriquear. El manager de los Rojos, Dusty Baker, se disculpó y conversó con el jugador antes del encuentro del martes.

Pero Phillips ya se había ganado el repudio de los Cardenales.

Llegó a batear en la parte baja de la primera entrada y tocó con el bate el protector de mentón en la máscara de Molina, en lo que pareció un gesto amigable. A Molina no le gustó.

“Él había comentado ayer que no tiene amigos aquí, entonces, ¿por qué me toca?”, preguntó el puertorriqueño. “El no es mi amigo, así que no me toque”.

La discusión subió de tono. Phillips se quitó el casco y Molina la máscara. Las casetas se vaciaron.

La Russa y Baker discutieron en medio del desorden. Rolen, ex jugador de los Cardenales, trató de calmar al lanzador de San Luis, Chris Carpenter, quien venció 7-3 a los Rojos el lunes en el primer duelo de la serie, pero la maniobra devino también en forcejeo.

El dominicano Johnny Cueto (11-3) fue empujado contra la alambrada detrás del plato y pateó a varios Cardenales durante el pleito. El receptor Jason LaRue se llevó una patada en la cabeza.

Ambos managers fueron expulsados, pero no se echó a ningún jugador. Después, Molina bateó un cuadrangular solitario y un elevado de sacrificio contra Cueto.

El zurdo novato mexicano Jaime García (10-5) derrotó a los Rojos por tercera ocasión en la temporada, tras permitir cuatro anotaciones y dos hits en cinco entradas y un tercio; dio cinco bases por bolas y ponchó a dos.

Cueto recibió cinco carreras, cuatro de ellas limpias, y siete hits en cinco entradas y un tercio. Ponchó a cuatro adversarios.

Advertisements
This entry was posted in deporte. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s