>La dieta secreta de Margaret Thatcher, la ‘dama de hierro’: huevos y más huevos

>
La dieta secreta de Margaret Thatcher en 1979, año en que llegó al número 10 de Downing Street, consistió en huevos y más huevos como fórmula adelgazante, según revelan sus papeles personales, conservados en la Universidad de Cambridge y que han visto por primera vez la luz pública.

Thatcher que siguió estrictamente durante dos semanas la falsamente llamada “dieta de la clínica Mayo” comía huevos por la mañana, al mediodía y a veces incluso por la noche, hasta un total de veintiocho por semana, además de ensalada, espinacas y algo de carne.

Los nutricionistas dicen que este tipo de dieta puede provocar complicaciones gastrointestinales como flatulencias, halitosis y estreñimiento

La dieta, destinada a hacerle perder unos diez kilos en dos semanas, le permitía tomar whisky, su bebida preferida, sólo los días que no consumiese carne.

Los modernos nutricionistas se dicen horrorizados por un régimen que podría derivar en complicaciones gastrointestinales como flatulencias, halitosis y estreñimiento.

La clínica Mayo, de Estados Unidos, ha repudiado esa dieta bautizada fraudulentamente con su nombre. El nutricionista jefe de la famosa clínica, Donald Hensrud, declaró al diario The Times, que él le habría desaconsejado inmediatamente esa dieta a la dirigente “tory” británica.

“Es una dieta baja en hidratos de carbono, pero muy restrictiva, sin cereales integrales y con muy pocos lácteos. Cuanto más restrictiva es una dieta, más problemas de salud general. Es potencialmente peligrosa”, explica Hensrud.

Cuanto más restrictiva es una dieta, más problemas de salud general

Otros documentos publicados del primer año de gobierno de Margaret Thatcher revelan cosas más serias que su dieta como la gestación de su tan criticada frase de que “no hay tal cosa como la sociedad”.

Aunque la líder conservadora no pronunció esa frase hasta 1987, en unas declaraciones a la revista femenina Woman’s Own, ocho años antes escribió otras que la anticipan mientras se preparaba para su primer congreso del Partido Conservador como primera ministra.

“La ética es siempre personal. No hay tal cosa como una conciencia colectiva, una amabilidad colectiva, una delicadeza colectiva, una libertad colectiva”, escribió entonces la Dama de Hierro. Y agregaba: “Hablar de justicia social, de responsabilidad social, de un nuevo orden mundial, puede ser fácil y hacernos sentir bien, pero no nos absuelve a cada uno de nosotros de la responsabilidad individual”.

Advertisements
This entry was posted in espectaculos, salud. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s