>Los Celtics martirizan a los Lakers

>
Los Celtics se acercan a la posibilidad de ganar el anillo con una decisión y tenacidad que martiriza a los Lakers. El Garden se ha convertido en el potro de la tortura para el equipo de Phil Jackson. Ganaron allí el tercer partido pero el cuarto y el quinto han sido un camino de espinas del que no han logrado salir con ventaja.

Kobe Bryant se quedó esta vez demasiado solo, otra vez descomunal en ataque pero por momentos tan desamparado que dio síntomas de perder el temple y casi la cabeza. Pierce, Garnett y Rondo camparon a sus anchas y volaron en sus pulsos personales con Artest, Gasol y Fisher. Los Celtics manejaron la situación a pesar de las revenidas de los Lakers. Perdía el hilo el equipo de Phil Jackson casi a la misma velocidad con la que era capaz de recuperarlo. Pero prevaleció la garra, la pegada, el carácter de los Celtics. Abrieron ventajas que acabaron siendo de hasta 13 puntos (71-58), de 12 a falta de menos ya de cuatro minutos para el final (87-75). Los Lakers volvieron a la carga cada vez, pero cada vez también su agonía se hacía más irreversible. A los Celtics les costó rematar. Su canasta ardió por momentos pero lograron mantener una distancia prudencial de cinco puntos (87-82) que no evitó, eso sí, un último minuto y medio de tiempo de juego real, es decir bastantes más minutos de reloj, una emoción casi irresistible.

Descomunal Kobe

Kobe Bryant estuvo sensacional. Acabó con 38 puntos y durante bastantes minutos entre el final del segundo cuarto y casi todo el tercero fue indefendible. Doc Rivers lo intentó todo. Le puso a Ray Allen encima, después a Tony Allen, le hicieron dos contra uno… Pero ni así. Sumó hasta 23 puntos de manera consecutiva para los Lakers, los 19 que sumó su equipo en los ocho primeros minutos del tercer cuarto. Descomunal. Pero enfrente estaba Pierce. Tampoco pudo con él Artest. El capitán de los Celtics estuvo casi infalible. Por eso, pese al recital de Kobe Bryant, siguieron dominando los Celtics.

Gasol, superado

No fue el mejor día de Pau Gasol. Sólo sumó dos puntos en todo el primer tiempo. Le costó fijar el marcaje sobre Garnett. Pese a todo, se rehizo hacia el final y concluyó con 12 puntos y otros tantos rebotes y extrañamente ninguna asistencia. Garnett le superó con 18 puntos, 10 rebotes, tres asistencias y cinco robos de pelota.

Los Lakers acabaron igualando la batalla por el rebote pero durante varios momentos la tuvieron perdida por completo. Y en los ocho primeros minutos del tercer cuarto cuando más amplia se hizo la diferencia sólo capturaron un rebote. Bynum, con su lesión de rodilla a cuestas, acabó jugando muchos minutos, 31, pero su aportación en aspectos capitales fue casi nula: seis puntos y solo un rebote. Ray Allen volvió a fallar los cuatro triples que intentó pero entre Pierce, Garnett y Rondo acabaron rematando la victoria que le da una importantísima ventaja en la final a los Celtics, 3-2, aunque el sexto partido y el séptimo, si es necesario se disputarán en Los Ángeles.

Advertisements
This entry was posted in deporte. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s