>La comida que nadie necesita

>
La buena salud no es el resultado de seguir la tradición o el gusto, sino que está basada en la cooperación con las leyes de la salud que Dios estableció cuando nos creó. ¡Y la leche no estaba en el menú original La leche se hizo popular después del diluvio, cuando Dios dio al hombre carne como alimento, debido a la falta de frutas, verduras, nueces y granos. Esta dieta secundaria, sin embargo, era muy inferior y dio como resultado una drástica reducción en el número de años de vida.
El gobierno de los Estados Unidos ahora ha rechazado la declaración de 1974 de la Asociación Norteamericana de la Industria Láctea, de que “todos necesitan leche”.

Hay algunos peligros en consumir productos lácteos, especialmente los niños. La Asociación no dice que la leche de vaca está asociada con el aumento de alergias, anemia por deficiencia de hierro, menor inteligencia, sensibilidad a la leche (fatiga crónica, dolores de cabeza por tensión, dolor en los músculos, y huesos, hiperactividad, enuresis nocturna, empeoramiento de alergias y congestión, infección en los oídos, asma y otras dificultades respiratorias), aterosclerosis temprana, diabetes juvenil, acné, artritis reumatoide, deterioro dental, y enfermedades infecciosas.

En cambio, la leche materna provee al bebé los anticuerpos y los glóbulos blancos de la madre, eficaces contra las infecciones. Contiene lactoferina que tiende a bloquear el crecimiento del bacilo E. Coli en el intestino. La leche materna es generalmente estéril, es decir, no contiene gérmenes patógenos. ¡Hay más de una razón por la cual Dios creó la leche de vaca para los terneros y la leche de la madre para los bebés!

El Dr. Neil Nedly dice en su libro, Prueba Positiva: “La culminación de mi extensa investigación sobre el tema de la leche es que no hay absolutamente ninguna razón por la cual los seres humanos adultos deban sentir que necesitan leche de otra especie para vivir con salud. Todos los nutrientes que necesitamos para la salud se pueden obtener sin recurrir a los productos lácteos”.

No podemos encontrar evidencia bíblica contra la leche –hasta se usó para la comida de “ángeles” (véase Gén. 18:8). Pero desde los tiempos bíblicos se ha ido degenerando la salud de los animales. Ha habido numerosas advertencias científicas contra la leche. Solo saber que los organismos causantes de la enfermedad de la vaca loca no se destruyen durante el proceso de pasteurización, me basta para convencerme. ¿Necesita tomar leche? Probablemente no, si cree que la dieta original de Dios es la mejor.

Advertisements
This entry was posted in salud. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s